Lifaloft: la nueva propuesta de aislamiento térmico en peso super reducido de Helly Hansen.

Estos dos últimos meses he estado testando un nuevo tejido. Otra vez se trata de un tejido innovador y otra vez de la mano de Helly Hansen. ¡Me gusta trabajar con estas marcas que se atreven a sacar cosas nuevas y hacer pruebas! He usado este tejido en esquí de travesía, escalada, alpinismo, escalada en hielo, esquí en la estación y senderismo. La he llevado en pirineos, picos de Europa, en el Ártico noruego y en una paleta que ha ido desde días francamente hivernales hasta días de calor pegajoso. Bueno, al grano. Lifaloft: ¿De qué va todo esto?

Uno de los tejidos best seller de Helly Hansen y con gran reconocimiento en el público es su tejido Lifa (y sus variaciones, como la lifa merino), con los que construyen su ropa térmica. En mi verano noruego, otoño del norte, y bueno, de hecho invierno Aranés, estuve testando la gama lifa y estas fueron mis sensaciones.

Estrategias de capas térmicas por Helly Hansen: Parte 1 Capa base.

En definitiva, el tejido lifa, funciona muy bien como aislante térmico, le cuesta muchísimo llegar al punto de empezar a coger humedad Y aún cuando llega, coge muy poco peso. De hecho no llega a empaparse de sudor o humedad si llevamos la estrategia de capas medio bien gestionada. Estas características tienen como resultado un tejido muy resolutivo y agradable en actividades largas. Desde luego que para los que realmente se fijan en el ratio peso/aislamiento, el tejido lifa está muy alto en el mercado.

¿A dónde quiero llegar con todo esto? Hay una tendencia entre los fabricantes últimamente por desmarcarse de la clásica estrategia de tres capas y apostar por soluciones híbridas o distintas de base. El tejido Lifaloft es una propuesta de Helly Hansen que busca combinar el tejido lifa con el primaloft, de ahí el nombre Lifaloft. Lo que busca es meter en la ecuación por un lado el alto poder de aislamiento térmico del primaloft, y por otro lado la ligereza y transpirabilidad del tejido Lifa.

En sus estudios internos han obtenido un 20% más en el ratio de aislamiento/peso de su tejido anterior, lo que posiciona el tejido lifaloft como un fuerte combatiente en la categoría de aislamiento en peso super reducido; categoría hasta ahora dominada sobre todo por la Ghost whisperer de MH, la Micro Puff de Patagonia y la Rab Microlight Summit.

Cuando elegimos una capa, no todo es el tejido. Hay que fijarse en la construcción y los detalles técnicos de la chaqueta siempre teniendo en cuenta para que tipo de actividad la queremos. Todo este desafío de test me está gustando mucho por que me han dado el prototipo y comentado poco más de lo que ya os he dicho. No tengo una ficha producto ni demasiados datos, así que mi misión es poner este tejido al extremo para ver donde funciona, donde no, que habría que cambiar y como se puede integrar en el resto de los tejidos de Helly Hansen.

TALLAJE.

Mido 180cm, tengo hombros anchos y los brazos largos. Estoy usando la talla M, la que suelo usar en HH. Aquí tenemos que trabajar el fit. Estoy en mi anchura de hombros y mi largo de brazos, pero me sobra mucho tejido en los costados. Es necesario un fit más atlético, tipo el de la Odin Veor, o incluso más agresivo, teniendo en cuenta que en esta categoría el peso y la compresibilidad es clave.

Testando la chaqueta plumífera activa más inteligente de la temporada. Helly Hansen Odin Veor.

AISLAMIENTO TÉRMICO:

Siempre que la saco, por lo general llevo debajo una camiseta técnica de manga corta o una térmica ligera de manga larga. Si anticipo que el día va a ser muy hivernal, la Lifaloft no es mi primera opción. Sin embargo cuando la he sacado en días que ha acabado haciendo unos cinco grados bajo cero constantes, ha aguantado con dignidad esas temperaturas como capa intermedia, incluso en los días que he optado por esquiar en la estación. Sí; eso significa que no me he congelado en el telesilla.

Cuando la uso de capa exterior bloquea muy bien el viento, incluso el viento frío. Ha sido una buena aliada en esos días de esquí de travesía primaverales en los que quiero llevar por debajo una camiseta o térmica ligera por que me huelo que hará bastante calor a medio día, pero a la vez sé que a primeras horas, en umbrías, y en zonas expuestas al viento hará un aire frío y voy a querer rodar con una chaquetilla encima que sea corta vientos. Para esas situaciones funciona muy bien, además la ventaja de usar esta capa intermedia ligera como cortavientos es que puedo seguir llevando una hardshell de verdad y no jugármela si el tiempo esta variable.

A noruega me llevé la Lifaloft y la Odin Veor, y me dí cuenta de que casaban muy bien. Llaneando y acercándome hasta tres cuartos de la montaña, en general iba en térmica ligera y Lifaloft. Hacía esa altura solía empezar a soplar un viento fuerte y frío, por lo que me cubría con la hardshell y en cuanto llegaba a cima, me ponía la Odin Veor como capa exterior para no perder calor mientras nos reagrupabamos, hacíamos las transiciones, guardabamos las cosas, hacíamos la estrategia de descenso y el descenso…

OPTIMIZACIÓN CALÓRICA Y DE CONSTRUCCIÓN:

Echo de menos enormemente la capucha. las capas intermedias, me gustan con capucha. Aún cuando no la necesitas funciona muy bien como aislante en la zona de la garganta y cuello. De poner una capucha, tendría que ser muy técnica para que envuelva eficientemente un casco de alpinismo y se pueda regular para usar sin casco sin que abulte de más. Aunque sí que es cierto, que sin capucha es más idóneo cuando la combinas con la Odin Veor de capa final sobre la hardshell, de la forma que he comentado antes.

Cuando he usado la Lifaloft para hacer esquí en la estación o senderismo, no necesito buscarle el rizo a la construcción; sin embargo a la hora de hacer montaña, esquí de travesía, alpinismo, y tramos puntuales de escalada, yo agradecería un panel lateral elástico, similar al de la Odin Veor, pero apostaría por un panel más fino y transpirable, para aumentar la diferenciación entre las dos prendas. Sacrificaríamos ciertas dotes de corta vientos de la prenda, pero la optimizaríamos para actividades más atléticas y de alto rendimiento. Además pondría un tejido resistente a la abrasión en la zona inferior de las muñecas para los tramos de escalada o trepadas en zonas de roca.

 

En definitiva, el tejido en sí me parece que tiene mucha chicha y se pueden llegar a hacer prendas muy inteligentes con él, especialmente en ese sector de prendas de aislamiento térmico super reducido. Además, lo bueno es que cada vez se abre un poco más esta categoría: antes todo iba en la dirección de cuál es el plumas más ligero, mientras que ahora se puede empezar a pensar también en qué tejido funciona mejor de cortavientos auxiliar, transpirabilidad en actividad o otras ventajas competitivas relevantes. Sin embargo, aunque he estado contento con esta prenda per se, Helly Hansen puede hacer las cosas mejor. Aquí hay mucho curro todavía, pero jugando bien las cartas y lijando las aristas, de aquí Helly Hansen puede sacar otra prenda cinco estrellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: