Fijaciones técnicas reforzadas para Free touring.

El post de la semana pasada ha tenido muy buena respuesta. Algunos de vosotros me habéis pedido entrar más al detalle en el tema de las fijaciones técnicas reforzadas con freno para el free touring, así que al lío.

Esquí de travesía. ¡¿Pero qué equipo?!

Tradición de fijaciones step-in: 

La tónica histórica general para el free touring enfocado al descenso ha sido mirar con recelo a las fijaciones técnicas de travesía y optar por modelos step-in. Esta tendencia ha sido especialmente fuerte en Estados Unidos y Canadá, pero también ha sido la opción tomada por muchos riders Europeos.

Las fijaciones step-in han ofrecido históricamente la máxima fortaleza posible en el descenso, han transferido mejor la energía en el talón y además hasta recientemente eran las unicas en las que se podía regular la fuerza de apertura frontal (DIN), lo cual da mucha seguridad en el descenso y ayuda a prevenir lesiones muy feas.

La contrapartida: el sistema se vuelve extremadamente pesado. En cada paso tenemos que arrastrar tanto la placa central como la talonera. Al no pivotar el movimiento en la puntera de la bota, si no en el frontal de la fijación, el desarrollo del paso se vuelve desagradable. Muchos modelos se acercan a los 2500g y dejan de ser una opción viable para cualquier actividad que requiera más que una corta aproximación.

Hoy en día, dominio de las fijaciones técnicas.

Podemos afirmar que hoy en día para un equipo de free touring, incluso enfocado a descensos muy potentes, los nuevos modelos de fijaciones técnicas de travesía reforzadas superan en prestaciones a las fijaciones clásicas step-in.

2015 fue un año clave para esta transición con la introducción de potentes modelos que acercan la ligereza y simplicidad de las fijaciones técnicas convencionales a la robustez necesaria para descensos picantes. Vamos a repasar los modelos que han llegado al olimpo de esta disciplina y estudiar de cerca las distintas ventajas competitivas que presentan.

Dynafit TLT Radical 2.0 – PVR 500€

 

Antes de entrar al detalle de la TLT Radical 2.0 viajemos rápido al pasado:

Dynafit lleva en la cresta de la ola del mundo de travesía desde 1983 cuando introdujeron el sistema revolucionario Tourlite Te
ch (TLT) que redibujo las reglas del juego en travesía consiguiendo el sistema de esqui-bota-fijación más ligero del mundo. Para 2013 Dynafit era ya la referencia del sector y tenía perfeccionados dos modelos de fijación para el free touring: la TLT Radical y la Beast.

La TLT radical estaba posicionada como una all-round de free touring. Con 531g, Sube ligera, esquía potente y aguanta descensos técnicos.

Llegamos ya a 2015 y Dynafit introduce la TLT Radical 2.0. Como su nombre indica una versión mejorada de la antigua radical.  ligeramente más pesada con 599g, ofrece mayores estándares de seguridad, y de hecho supera los estándares ISO/DIN.

las principales mejoras son por un lado una talonera con mayor soporte ante la torsión frontal y una puntera con capacidad para pivotar lateralmente. En modo esquí, el eje frontal pivotante logra absorción y conductividad de la fuerza lateral transferida de la bota al esquí y además proporciona una liberación frontal cercana al de una fijacion convencional limitando el riesgo de fracturas y desgarros en caídas. 

En base a mis experiencias con ella desde hace dos temporadas, he notado la torsión lateral frontal en un par de ocasiones. Siempre ha sido esquiando en nieve virgen profunda, en medio de un giro en el que me encuentro con una capa de nieve más dura que provoca que el esquí exterior se me encarrile; cuando esto ha pasado, he notado como el esquí se me reconducía a la posición paralela con mayor facilidad. Cuando pones la leva frontal en modo subida, la torsión lateral frontal desaparece, por ello en este modelo Dynafit no recomienda esquiar en modo ascenso. 

Hablando claro, esta fijación es la propuesta de dynafit para el free touring de alto rendimiento. Acaban de echar en la mesa todos los argumentos que tienen para deleitar a los usuarios de fijaciones técnicas de free touring y acaba de posicionar a la Beast como una fijación extrema para un esquí de descensos extremo.

 

ONTHEBELAY  Estrategias de capas térmicas por Helly Hansen: Parte 2

 

Dynafit Beast 14 – PVR 550€

La Beast 14 por otro lado, es la hermana bruta de la Radical 2. Se posiciona atacando directamente a las fijaciones step-in. Sigue siendo una fijación técnica, pero vemos que hay mucha carne en el talón. De hecho necesitamos poner un inserto en el talón de la bota para reforzar el sistema de sujección. La Beast tiene una versión con un freno de 135mm; eso dice mucho de a qué tipo de esquí está orientada.

Con 830g pesa un tercio menos que una fijación step-in, pero un tercio más que varias fijaciones técnicas de este artículo.

Existe una versión Beast 16 de 950g y que parece una nave espacial. A no ser de que vayas a coger cortados como los de las pelis de K2 de los años 2000, que ni se os pase por la cabeza.

Si vamos a montar la Beast 14, no tendría sentido usar una bota que no sea para freeride y que generalmente superan los 1600g. Tampoco tendría sentido monta
rla en un esquí ultraligero. Por lo tanto, a efectos prácticos, un kit con la Beast no va a ser mucho más funcional en subida que un kit con step-in; aunque sí que es verdad que nos permitirá aproximaciones algo más largas y más cómodas. 
La Beast ha perdido fuerza en el mercado por la nueva Radical 2 pero sobre todo con la marker Kingpin, así que es fácil encontrarla rebajada. Tenedlo en cuenta si el precio es clave para vosotros.

 

Dynafit es el fabricante histórico, y la mayoría de usuarios seguimos comparando otros modelos en relación a las propuestas de dynafit; sin embargo eso no quiere decir que no haya otras propuestas que lideren su nicho de mercado.

Marker Kingpin 13 – PVR 490€

La Marker Kingpin consigue por poco lo que la Beast no llega a conseguir: con el rendimiento de una step-in, un weekend warrior podría aguantar con ella un día más bien largo en el backcountry. Ya no estamos hablando sólo de aproximación, si no que podríamos hacer una salida propiamente dicha gracias a sus 768g.

Lo primero que nos llama la atención es que está a medio camino entre una step-in y una fijación técnica de travesía. Tenemos por un lado una pieza frontal de insertos y por otro una talonera semiclásica. La parte frontal está reforzada con una tercera fila de muelles en contraposición al estándar de mercado de dos, y la talonera consigue abrazar la bota de una forma más completa, ofreciendo gran resistencia a la torsión lateral y transfiriendo la fuerza de la bota al esquí de una forma mucho más sólida que con pines traseros.

En descenso está a la altura de la Beast y de las fijaciones step-in más sólidas del mercado.

La talonera convencional se hace intuitiva, fácil de entender y nos da cierta seguridad mental. Si os decidís por la Kingpin, aseguraros que la talonera de vuestra bota sea compatible con esta fijación. Algunas botas técnicas tienen el soporte del talón demasiado pequeño como para que la kingpin pueda abrazarla íntegramente.

Inconvenientes: Para la mayoría de usuarios, en la mayoría de situaciones, es más que probable que nos baste con cualquier otra de las fijaciones de este artículo que rondan los 550g. Hacedme caso, esa diferencia se nota en un día largo en la montaña.

A veces queremos subir el mejor material de descenso; pero ir sumando kilos por aquí y por allá puede producir fácilmente que lleguemos arriba de la montaña con demasiada flojera en las piernas como para afrontar el descenso que teníamos en mente. Ir pesado también es ir lento, y a veces hacemos cima demasiado tarde, con la nieve ya transformada, imposibilitando nuestro descenso en condiciones de seguridad. A veces menos es más. pero el equilibrio es la clave.

ONTHEBELAY  Softshell o hardshell? Equiparse para la temporada primavera-verano.

Segundo inconveniente: ¿¡ Por qué tenía que ser dorada!? incluso siendo un gran fan de sus prestaciones, simplemente no puedo aguantar su color dorado; se me hace un tanto hortera y barato, un poco a lo Donald Trump en cierto modo. Pero bueno, la verdad es que no soy la persona con mayor criterio en temas de moda.

G3 ION 12 – PVR 480€

La G3 Ion 12 ha ganado muchos premios editoriales en el sector y llamó fuertemente la atención en ISPO cuando fue presentada, un año antes que la Dynafit TLT Radical 2. Con sus 580g y sus 480€ tiene un peso y un precio ligeramente inferior a la Dynafit radical 2.

La G3 Ion tiene algunas funcionalidades inteligentes que la vuelven muy agradable en el modo subida, especialmente en las transiciones.

Lo que más destaca es su pieza frontal. Es sin duda alguna la pieza frontal más fácil de enganchar del mercado y además la disposición de los muelles hace fácil retirar el hielo incrustado que podría bloquear el mecanismo. Este es un detalle importante de seguridad, desafortunadamente hay demasiados accidentes por no enganchar propiamente la parte frontal de la fijación, sobre todo en situaciones de esquí alpinismo en las que no es fácil ponerse los esquís.

La talonera transiciona sin esfuerzo del modo subida al de bajada y se puede rotar para los dos lados a diferencia de la Radical 2; dependiendo del ángulo en el que estemos en la pendiente y si somos zurdos, esto nos puede resultar muy práctico. Las levas se manejan más fácilmente con el bastón que en el modelo de Dynafit.

En lo que se refiere al descenso, la ION 12 está a la altura de la radical 2, pero algo por debajo de la Beast y la Kingpin.

Tiene una versión light, la ION LT 12 de 456g. Esta versión elimina el freno y la pieza de soporte del talón. Es muy resolutiva aunque pierde algo de capacidad de transmisión, por lo que no se puede comparar exactamente en la misma categoría que el resto de fijaciones de este artículo, pero puede ser una opción interesante si queremos posicionarnos en el espectro más light del free touring.

 

Plum YAK M Stopper – PVR 560€

La Plum YAK M Stopper es con 550g la fijación técnica de talonera reforzada más ligera del mercado. Esa es sin duda su principal fortaleza, pero ofrece más que eso.

Da muy buenas sensaciones en un estilo “surfero” en tablas anchas por terreno técnico de nivel medio y buena capa de powder. De hecho, si preferimos el bosque a los barrancos, la Yak M stopper es una solución bastante inteligente ya que compensa el peso de un patín ancho y un amplio rocker, con una fijación técnica de talonera reforzada pero ultraligera.

Otra ventaja de la plum Yak, es que tiene una talonera sencilla de manejar; no solo en las transiciones, sino que también los frenos se bloquean fácilmente con una mano y resulta sencillo girar la talonera para fijar las distintas alturas de las levas con la punta del bastón.

Existe una versión Yak M sin freno de 450g y 499€.

Como con la G3 Ion 12, a mucha velocidad sobre nieve dura e irregular, se nota que ofrece menos soporte. No obstante, al igual que la ION, va a hacer el trabajo. Está testada para aguantar descensos técnicos y vuelos en powder. De hecho si dudabais de ella porque os gusta coger cortados, saltar en desniveles y hacer trucos los días de powder, la plum YAK va a aguantar todo eso.

 

Diamir VIPEC 12 PVR 410€

ONTHEBELAY  Lifaloft: la nueva propuesta de aislamiento térmico en peso super reducido de Helly Hansen.

Diamir ha sido un fabricante de referencia histórico del mundo de las step-in de backcountry.

Durante muchos años, se negaron a meterse en fijaciones técnicas, porque no lograban ofrecer estándares DIN ni las prestaciones que ellos deseaban para el freeride. Finalmente en 2014/2015 propusieron la primera versión de la Vipec que ambicionaba unir el mundo de las fijaciones técnicas con el de las fijaciones step-inn. Al año siguiente sacaron la nueva versión que corregía algunos problemas, sobre todo de congelación de algunas de las partes.

De la Vipec 12 no se habla mucho. Damos por hecho que para tracción frontal, la referencia es la Radical 2; para prestaciones a medias entre tech y step-in, la referencia es la kingpin y que para manejabilidad está la Ion.

La verdad es que la Vipec 12 tiene argumentos muy válidos para rivalizar cualquiera de esas tres habilidades por separado. Además, está muy bien posicionada en precio y peso con 410€ y 610g.

A primera vista me dio sensaciones mixtas. Por un lado se me hacía un poco plasticosa y por otro lado tiene la pieza frontal más lograda para el freeride gracias a su mecanismo de liberación frontal. Además tiene una talonera con aspectos destacables. En lo que se refiere a la pieza frontal, hay dos cosas importantes a subrayar. Los pines tienen una guía que ayuda a encajar la bota; no es vital, pero es agradable.

Lo que sí que es realmente innovador es que la puntera tiene el sistema DIN más logrado y que más se acerca a una fijación tradicional de freeride. Los pines están construidos en un raíl que se desliza ante la torsión lateral ofreciendo amortiguación, pero que llegado al punto de inflexión, dejá que la leva correspondiente se abra liberando la bota.

Liberación frontal en una fijación técnica implica salvarnos o minimizar lesiones muy feas en caso de caída. La Vipec 12 es la única fijación técnica que realmente ofrece eso al 100%.

No obstante, en foqueos técnicos en nieve dura, esta solución puede jugar en nuestra contra. La puntera de Diamir en modo ascenso sigue reaccionando de la misma forma, esto quiere decir que si estamos haciendo fuerte presión lateral en el esquí contra la nieve en modo subida, la fijación podría abrirse. Yo suelo hacer un poco el bruto en los cantos cuando el desnivel aumenta y la ladera está helada. La idea de que se me abra la fijación en ese momento es aterradora. La verdad es que no he llegado a testarla en esas condiciones extremas como para comprobar su verdadero límite. A diferencia de la VIPEC 12, La radical 2  en modo subida elimina la torsión lateral, pero en modo bajada ofrece un cierto DIN estándar.

Diamir defiende la liberación frontal en modo subida, argumentando que en caso de avalancha, los esquís se liberarán y tendríamos más posibilidades de supervivencia. Pero la verdad es que como te pille una avalancha subiendo o llaneando, el resultado suele ser feo de todos modos. Si no lo veis claro es mejor no pasar.

La talonera ofrece un esquí muy sólido, yo diría que en algún punto a medias entre la radical 2 y la kingpin o la beast. Es fácil de manejar en las transiciones y tiene tres elevadores de talón.

 

Bueno, pues espero que este artículo os haya ayudado a tener una idea más clara de lo que teneis que poner entre vuestras botas y tablas para esos días que hay que salir al backcountry para esquiar duro y profundo.
Ahora solo queda esperar que vuelva el invierno y el manto blanco!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: