Backyard Spots: Conociendo el Pirineo.

Fuera de España y del sur de Francia todavía se piensa erróneamente que los Pirineos son una cadena de montañas menor. Sin embargo, tenemos 214 cimas por encima de los 3000m, diez glaciares importantes, escalada de clase Europea, circos glaciares de hasta 1500m de altura con cascadas de hielo que pasan de los 400m y finalmente mucha nieve fresca en invierno.


Vale, centrémonos en el Pow, ya que por fin ha llegado esta semana y parece ser el trending topic.
La proximidad del Pirineo al Atlántico con sus constantes borrascas de invierno y a su vez del Mediterráneo y los frentes que entran del este, provocan nevadas copiosas y regulares. En invierno suele nevar de media cada dos semanas y no es raro que dejen cerca de un metro de nieve en pocos días.

Varios valles del Pirineo registran de hecho una media anual cercana a los 13m de nieve precipitados.
Tenemos estaciones de esquí de primer nivel con entre 100 y 200km de pistas tales como Baqueira-Beret, Grandvalira, Aramón, Grand Tourmalet o Saint-Lary y que además dan acceso a una importante red de zonas de backcountry. En las montañas tenemos una extensa red de refugios de montaña y haute routes.


Aunque las montañas pirenaicas no sean tan altas como sus vecinas de los alpes, lo cierto es que tenemos valles muy altos que suelen estar entre los 1000 y 1700m de altitud, lo que hace que sean significativamente más altos que algunos valles alpinos. Por ejemplo, Chamonix y Grindelwald tienen una altitud cercana a los 1000m. De hecho, dejando de lado sus glaciares de carácter fuertemente técnico, tenemos valles en el pirineo con condiciones más constantes para el esquí. Además en invierno en estos dos valles, la combinación de un valle alpino de moderada altitud con paredes de fuerte verticalidad que superan los 4000m provocan que la puesta de sol sea una hora antes que en estos lares, lo que nos deja menor margen de maniobra para actividades de montaña.

ONTHEBELAY  Sobre escalar un gran corredor y lanzarse a una norte en la tormenta. (CON VIDEO)

Durante las nevadas de la semana pasada se registraron cerca de dos metros en algunas zonas y hoy ya vuelven a empezar las nevadas. Este año, empezamos la temporada de travesía hacia finales de octubre y pese al anticiclón de diciembre, conseguimos salvar los muebles hasta que llegó esta ultima fuerte borrasca.

Hay otras dos características que me gustan del Pirineo que me gustaría señalar.
La primera, hay menos gente en la alta montaña y el backcountry. Hay menos teleféricos, pero hay buenos accesos. Las rutas clásicas están menos masificadas, lo que aparte de ser muy gozoso es bastante más seguro. Las ladera de powder duran más tiempo y todavía queda mucho por hacer en las montañas.
Y finalmente, el after ski. Tenemos un mix muy particular de comida de montaña, cocina francesa y española, mediterránea y atlántica y a diferencia de nuestros vecinos alpinos conseguimos no echar queso fundido de raclet en absolutamente todo.

Por otro lado siempre encontrarás algún lugar para tomarte algo con bastante más ambiente que en nuestro macizo vecino.

Keep tuned!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: